IPS Inter Press Service en Cuba

Lunes, 19 de Febrero de 2018
Política
Apoya agrupación afrodescendiente Cumbre de CELAC
Celac reivindica a la población afrodescendiente, dice ARAAC Celac reivindica a la población afrodescendiente, dice ARAAC Jorge Luis Baños
ARAAC expresa disposición de apoyar en las tareas de reivindicación, participación social y dignificación de las personas de ascendencia africana en la región.

La Habana, 24 ene.- La trascendencia de incluir el tema de la discriminación en la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se realizará en La Habana los días 28 y 29 de enero, fue aplaudida por la Articulación Regional Afrodescendiente para América Latina y el Caribe (ARAAC).

En una declaración presentada este jueves en la capital cubana, esta organización de la sociedad civil en la región, cuyo capítulo cubano fue creado en septiembre de 2012, señaló: "trabajamos convencidos de que en un futuro digno para Cuba y para la región no puede hacer espacio para la discriminación racial, de género, territorio, edad u otro criterio lesivo".

"Al incluir en su programa de trabajo uno de los asuntos más acuciantes y soslayados de nuestra región, este organismo regional reivindica a la población afrodescendiente, precisamente uno de los segmentos más empobrecidos, marginalizados e invisibilizados de América Latina y el Caribe", señaló el grupo.

El texto destaca que "para muchas personas pudiera parecer un punto más en esta agenda, sin embargo, para ARAAC significa encontrar nuevas formas de combatir el racismo, su ideología, estructura y resurgimiento, el reivindicar las injusticias históricas de más de cuatro siglos".

Al proclamar como meta la lucha contra la pobreza, el hambre y la desigualdad, CELAC "asume un legado de emancipación que incluye diversos programas asociados para la búsqueda de desarrollo social para todos los sectores sociales en desventaja, pues no solo urge la denuncia, sino encontrar soluciones para la inclusión en las políticas públicas y la transformación de nuestras sociedades", agrega.

Personalidades de la cultura como Zuleica Román, premio Casa de las Américas por su ensayo sobre el tema y presidenta del Instituto Cubano del Libro consideró que "no se puede subestimar el valor que tiene que la CELAC incorpore este tema en su agenda".

En la comunidad, dijo, están Chile y Argentina, que durante un buen tiempo desaparecieron a sus afrodescendientes hasta de las estadísticas; Perú que todavía no sabe bien qué hacer con ellos; y Brasil, Cuba, Dominicana y otros, donde a lo largo de la historia, unas veces negociando y otras, despojando, han conquistado determinados espacios.

Tras considerar lo extraordinario de la incorporación del tema, Román señaló que no deben subestimarse los factores históricos y culturales como la tradición judeo cristiana, el sistema social que utilizó a las personas provenientes de África como herramientas para trabajar, que dejaron huella que deben tenerse en cuenta para nadar "contracorriente y conquistando pequeños espacios".

La activista Yasmín Portales coincidió en la importancia de la inclusión del tema, recordó que todavía en la región existen legislaciones que vulneran los derechos de las mujeres y la expresión libre de la orientación sexual y abogó por que se inserte la lucha contra todas las formas de discriminación.

Con el criterio de la necesidad de articular la lucha contra la discriminación racial con los movimientos que defienden la equidad de género y la diversidad sexual, entre otros, coincidieron los investigadores Tomás Fernández Robaina y Roberto Zurbano.

Para Fernández Robaina, los beneficios económicos que podrían partir de los acuerdos de CELAC deberían dirigirse intencionadamente hacia sectores tradicionalmente marginados en los países de la región, entre ellos los afrodescendientes.

De acuerdo con Zurbano, 2014 es un año de consolidación del trabajo de ARAAC, "para articularnos mejor, hacernos más visibles, establecer alianzas con otras organizaciones que combaten diferentes formas de discriminación, como formas de opresión, marcadas por la colonialidad y ese mundo capitalista, que se renueva constantemente".

Según un comunicado de CELAC sobre el respaldo a la iniciativa de Naciones Unidas de declarar el decenio de los afrodescendientes, publicado en septiembre de 2013, de los 520 millones de habitantes de América Latina, más de 150 millones son de ascendencia africana, que continúan siendo víctimas de la exclusión, el racismo y la discriminación racial.

Datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) indican que más del 40 por ciento de los pobres de la región son afrodescendientes.
El decenio de los afrodescendientes (2015-2025), dijo Gisela Arandia, de ARAAC, tiene el propósito de fortalecer la cooperación regional e internacional para garantizar los derechos humanos de las personas afrodescendientes, incluida la salud, identidad, educación, valores culturales y desarrollo económico y social.

En Cuba, donde se creía que el proceso revolucionario eliminaría todas las formas de discriminación, incluida por color de la piel, esta forma de exclusión se mantiene latente en la subjetividad de las personas, aunque la ley reconoce a todas las personas como iguales.

Según el investigador Rodrigo Espina, la persistencia del racismo está reflejada en prejuicios y discriminación, no solo como herencia estructural y cultural, sino con mecanismos de reproducción, principalmente a partir de la crisis de los 90 y por falta de atención particularizada al fenómeno de las inequidades socioeconómicas de los diferentes grupos raciales durante las décadas anteriores a 1959. (2014)

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.