IPS Inter Press Service en Cuba

Viernes, 17 de Agosto de 2018
Política
II Cumbre de las Américas: Un proceso de integración de casi 200 años (III parte y final)
II Cumbre de las Américas: Un proceso de integración de casi 200 años (III parte y final) Tomado de Telesur
Última parte del análisis sobre la II Cumbre de las Américas, publicado en 1998.

FREI APUESTA AL FUTURO

La comunidad hemisférica de naciones es una apuesta de futuro y un sueño colectivo que quiere llegar a ser realidad, afirmó el presidente de Chile, Eduardo Frei, al clausurar la II Cumbre de las Américas.

El anfitrión de la cita afirmó que la II Cumbre de las Américas, celebrada los días 18 y 19 de abril en Santiago de Chile, es el resultado de un largo proceso, que culmina con el establecimiento de "prioridades claras" y la adopción de "medidas concretas para alcanzarla".

El mandatario chileno destacó los acuerdos de creación del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y los compromisos para fortalecer la educación y reformar la justicia, señalados en la declaración política de la cumbre y en su plan de acción.
Reflejó así mismo la falta de un acuerdo definitivo en materia de la lucha continental contra el narcotráfico, al señalar escuetamente en su discurso que "dimos pasos muy importantes para fortalecer el enfoque multilateral frente a este problema".

El impacto de la crisis asiática y las dificultades que enfrentan todavía los procesos de construcción de la democracia fueron temas relevantes en los diálogos de los jefes de Estado, según consignó Frei en su alocución de clausura.
"Aquí, en Santiago - dijo respecto al ALCA - empieza formalmente el camino para la constitución del área de libre comercio más grande de la historia, que congregará a más de 750 millones de personas con un producto interno bruto superior a los nueve billones de dólares".

"Nos interesa alcanzar cuanto antes un acuerdo equilibrado, amplio y congruente con la Organización Mundial de Comercio, que constituya un compromiso único e indivisible que permita fortalecer los procesos de integración regional en el hemisferio y nuestra integración, como países y como región, en el mercado mundial", agregó.
En su discurso, Frei se hizo cargo de las críticas de organizaciones no gubernamentales y sindicales al "carácter antidemocrático" del proceso preparatorio de la cita de gobernantes y de creación del ALCA.

En Santiago, sesionó desde el miércoles 15 al sábado 18 la llamada Cumbre de los Pueblos de América, en la cual más de 800 delegados de los 35 países del continente, incluyendo a Cuba, adoptaron acuerdos entregados ese sábado a la cita de mandatarios. Al respecto, Frei dijo que "no corresponde a la realidad" la afirmación de que "las inquietudes y los representantes de la sociedad civil han estado al margen de las Cumbres de las Américas.
"La agenda hemisférica recoge una serie de aspiraciones de la sociedad civil en materia de protección de los derechos humanos, educación para la democracia, trabajadores migrantes, fomento de la micro y pequeña empresa, mujer, poblaciones indígenas, hambre y malnutrición y otros temas que sería largo enumerar", señaló.

El presidente reiteró el compromiso continental con la democracia y los derechos humanos y destacó el apoyo "con entusiasmo" de esta II Cumbre al establecimiento de una Relatoría Especial sobre libertad de prensa en la Organización de Estados Americanos.
Una de las mayores novedades del discurso de Frei fue su referencia a la crisis asiática, no considerada explícitamente en los borradores preliminares de la Declaración de Santiago, el texto político suscrito por los gobernantes. "Tuvimos - dijo el mandatario - un diálogo de gran relevancia sobre la crisis financiera que afecta al Asia y que, obviamente, también tiene repercusiones en nuestro hemisferio".

"Coincidimos en la importancia que asume una supervisión adecuada, estricta y transparente de los sistemas financieros nacionales, que no resulte inhibidora de la actividad privada ni de la internacionalización de la economía", informó Frei.
"También coincidimos en la necesidad de mantener políticas fiscales austeras y disciplinadas", añadió.
La II Cumbre de las Américas refrendó el compromiso con "el desarrollo sostenido", en los términos de la reunión especial de mandatarios del hemisferio sobre el tema celebrada en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia en diciembre de 1996.

"No estamos dispuestos a dilapidar las grandes riquezas naturales con que cuenta el hemisferio en el lapso de una o dos generaciones", apuntó Frei. "Queremos legar a nuestros herederos un patrimonio ambiental íntegro y sano", subrayó.
El discurso del presidente chileno resaltó puntos medulares de la Declaración de Santiago, el documento que recoge los compromisos políticos de los mandatarios a materializar a través del Plan de Acción de la cumbre.
La declaración, de ocho páginas y 23 numerales, consigna las decisiones de crear el ALCA y desplegar esfuerzos especiales en las áreas de mejoramiento de la educación, la reforma de la justicia y la erradicación de la pobreza.

Una constante del documento es el fortalecimiento de la Organización de Estados Americanos (OEA), como órgano propio del sistema interamericano, al cual pertenecen todos los países participantes en esta II Cumbre de las Américas y de la cual Cuba fue expulsada en 1962.
La exclusión de Cuba, según trascendió, fue tratada en conversaciones informales de los mandatarios, sobre todo por iniciativa de Canadá, pero los documentos conclusivos de la cumbre no contienen referencias al tema. Según Frei, los acuerdos de la cita de mandatarios "resumen la esencia de nuestra comunidad hemisférica" y "apuntan al establecimiento de una sociedad madura entre nuestros países".

"Siempre, en los diálogos que sostuvimos y en los acuerdos que adoptamos, tuvimos presentes los rostros de nuestra gente, especialmente de los más humildes de las Américas", aseguró el presidente chileno.
"Un nuevo espíritu de madurez y confianza se proyecta en nuestro hemisferio", dijo Frei en la parte final de su discurso, que culminó con la siguiente cita del poeta chileno Pablo Neruda: "ahora son las estrellas de América tu patria y desde hoy tu casa sin puertas es la tierra".

CUMBRE DE LOS PUEBLOS: ALCA INCOMPATIBLE CON DESARROLLO SUSTENTABLE

En tanto, la Cumbre de los Pueblos de América proclamó el sábado 18 que el ALCA es incompatible con el desarrollo sustentable y llamó a una movilización social en el continente para resistir y obstaculizar las negociaciones de este gran acuerdo comercial.
El encuentro alternativo advirtió a través de su Foro Ambiental que "el proceso del ALCA es incompatible con los principios y criterios del desarrollo sustentable". Los grupos ecologistas de todo el continente plantearon en sus conclusiones que los acuerdos ambientales multilaterales suscritos por los gobiernos deben tener preeminencia por sobre los tratados de comercio e inversión.

La tónica del encuentro de sindicalistas, ambientalistas, organizaciones de mujeres, derechos humanos y otras expresiones de la sociedad civil fue la crítica al "carácter antidemocrático" de la creación del ALCA.
El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), de Canadá, Estados Unidos y México ha tenido "altos impactos sociales y ambientales" y es este mismo modelo el que está propuesto para el ALCA, dijeron unos 250 dirigentes ecologistas.

Pese a sus compromisos de profundizar la democracia, erradicar la pobreza, conservar el ambiente y garantizar el desarrollo sustentable, los gobiernos de América "se han restringido a preparar las negociaciones para el ALCA con el único objetivo de facilitar las inversiones y ampliar los mercados", sostuvieron.
Según los ecologistas, el ALCA "intensifica la expropiación de los recursos genéticos, la destrucción de los ecosistemas naturales, la degradación ambiental en sectores agropecuarios y urbanos, la desregulación ambiental y la violación de los derechos ciudadanos individuales y colectivos de las generaciones presentes y futuras".

"Paradójalmente la preservación de la seguridad alimentaria, la protección del conocimiento y la utilización colectiva de la biodiversidad, el uso sustentable de los ecosistemas y la existencia de sistemas justos y equitativos de distribución de los beneficios obtenidos de los recursos naturales, son considerados hoy como limitaciones al comercio", agregaron.
En sus conclusiones, los ambientalistas insistieron en que los acuerdos comerciales deben subordinarse a los convenios internacionales de protección de los derechos humanos, los derechos laborales y los derechos económicos y sociales.

Las conclusiones del Foro Ambiental incluyeron una serie de propuestas de acción, a través de una "agenda ciudadana" que junto con resistir la negociación del ALCA buscará una "estrategia común" para incidir en el proceso.
En el marco de la Cumbre de los Pueblos de América, los ecologistas se propusieron igualmente "trabajar en la elaboración de una propuesta alternativa de integración, basada en los principios del desarrollo sustentable".
El condicionamiento de la firma de cualquier acuerdo comercial a una Carta de Derechos sociales, laborales, ambientales, de la sociedad civil que contemple la ética y el respeto a las minorías étnicas y a la mujer es uno de los principales acuerdos adoptados por la asamblea plenaria de la Cumbre de los Pueblos.

La declaración final de la cumbre alternativa fue entregada por una delegación encabezada por el dirigente ecologista chileno Manuel Baquedano al canciller José Miguel Insulza quien se comprometió a incluirla en la documentación oficial que se entregaría a los presidentes americanos, reunidos en Santiago en la II Cumbre de las Américas.
La Cumbre de los Pueblos reunió durante cuatro días en la capital chilena a más de 800 dirigentes de las principales organizaciones sindicales, ambientales, indígenas, campesinas de mujeres y de derechos humanos representativas de más de 100 millones de ciudadanos de todo el continente.

Las conclusiones de los 10 foros se expusieron ante la asamblea plenaria, que aprobó la declaración final con las conclusiones del encuentro continental, postulando una integración que sobrepase "los marcos meramente comerciales que hasta ahora han privilegiado los gobiernos"..
La cumbre alternativa constituyó "un hito en el proceso de articulación hemisférica para construir una estrategia común, que la hemos llamado Alianza Social Continental frente al proceso de integración comercial neoliberal", apunta.

En el Foro parlamentario se acordó, además, rechazar el Acuerdo Multilateral de Inversión, que discuten los países industrializados en la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), por considerarlo atentatorio a la soberanía de los Estados.
Se propuso que todo acuerdo de libre comercio sea aprobado por un plebiscito en cada país y constituir un parlamento americano permanente que trabaje por opciones alternativas a la imposición antidemocrática de modelos económicos y acuerdos de comercio.

En el Foro sindical, la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT) y la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) plantearon un núcleo de exigencias respecto del ALCA.
Estas exigencias se resumen en tres puntos: la incorporación de las organizaciones sindicales en un Foro Laboral, la constitución de un grupo de trabajo sobre asuntos laborales y el respeto a una Carta de Derechos Sociales y Laborales de la Ciudadanía de las Américas.

El tema de Cuba también estuvo presente en la Cumbre de los Pueblos. Un foro parlamentario, realizado en el marco de esa reunión, reclamó la inclusión de Cuba en el proceso de integración continental, ya que su marginación como hasta ahora implica aceptar "una América mutilada".
"Si consideramos fundamental que cualquier proyecto de integración económica y comercial no puede reducirse sólo a estos aspectos, sino que tienen que incluirse factores sociales, culturales, de género, ecológicos y políticos, consideramos imprescindible que sea incorporada la nación cubana", señala.

El informe del Foro parlamentario fue presentado en Santiago a la asamblea plenaria de la Cumbre de los Pueblos por el senador chileno Jorge Lavandero, del Partido Demócrata Cristiano, el mayor de la coalición gobernante. "Aceptar nuestros gobiernos su exclusión como hasta ahora es tanto como aceptar una América mutilada y, lo más grave, a la imagen y semejanza del gobierno norteamericano", dijo Lavandero.
Los legisladores de diversos países americanos postularon alternativas distintas de integración de los pueblos de América a las que están acordando los gobiernos del continente, que lanzarían el domingo en Santiago las negociaciones para la creación del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

"La iniciativa partió del gobierno de Estados Unidos y desde el inicio no ha ocultado su intención de que la integración sea bajo su hegemonía", dice el informe parlamentario.
"Se trata de una integración supeditada a los intereses norteamericanos, bajo la vieja tesis de la doctrina Monroe:
'América para los norteamericanos'. Y como Cuba no le es afín, nuevamente se comete la injusticia histórica de excluirla del proyecto de integración", añade.

FORO PARLAMENTARIO: ERRORES DEL TLC SE REPITEN EN EL ALCA

En la negociación del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), los gobiernos latinoamericanos están repitiendo los errores cometidos por México en el acuerdo con Estados Unidos y Canadá, se señaló en el Foro Parlamentario celebrado en Santiago dentro de la Cumbre de los Pueblos.
La experiencia mexicana dentro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) fue motivo de preocupación en una cita dominada por la crítica a cómo los gobiernos latinoamericanos han negociado la creación del ALCA, que se lanzó oficialmente en Santiago en la II Cumbre de las Américas.

"Los parlamentos han quedado absolutamente al margen de la negociación del ALCA y se pretende que simplemente ratifiquen los acuerdos", dijo a IPS el senador chileno Jorge Lavandero, del Partido Demócrata Cristiano, fuerza mayoritaria de la coalición de gobierno en el país anfitrión de la reunión de presidentes.
Una crítica similar, pero en un tono mucho más duro, formuló la diputada brasileña María Tavares, del opositor Partido de los Trabajadores (PT), quien aseguró que "los presidentes se han convertido en cajeros, vendedores de empresas y firmadores de acuerdos sin participación de los parlamentos".

Los parlamentarios de la delegación del centroizquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) de México debieron responder la mayor cantidad de consultas, tanto en el Foro como en los pasillos del Hotel Tupahue de Santiago, donde se celebró la Cumbre de los Pueblos de América.
"En la negociación del ALCA, los gobiernos latinoamericanos están cometiendo el mismo error que cometió México en la negociación del TLC, al someterse al liderazgo de Estados Unidos", dijo a IPS el diputado Jesús Martín del Campo.

El parlamentario del PRD subrayó tres consecuencias negativas para su país del acuerdo comercial firmado con Estados Unidos y Canadá: la eliminación de la representación sindical en la industria maquiladora, la feminización de la fuerza laboral, con la consiguiente pérdida salarial, y los basureros tóxicos. "Estos tres factores ya se están extendiendo al resto de la región aún antes de iniciarse las negociaciones del ALCA", advirtió el diputado mexicano.
La economista Rocío Mejía, asesora de la bancada de senadores del PRD, indicó que en el proceso de negociación del ALCA ya se están observando los mismos problemas surgidos con la firma del TLC en México, donde no se logró el crecimiento económico pronosticado ni se generaron los puestos de trabajo prometidos.

"La economía mexicana más que estructurarse se ha desestructurado, produciéndose una polarización entre las grandes empresas transnacionales y algunas mexicanas que han logrado subirse al carro de la exportación, y todas las demás, que se han visto perjudicadas", afirmó la experta.
Alejandro Villamar, de la Red Mexicana de Acción para el Libre Comercio, quien presentó a los parlamentarios las conclusiones del Foro sobre comercio y medio ambiente de la cumbre alternativa, coincidió con el análisis de los parlamentarios del PRD, pero lo expresó "en términos menos elegantes".

"Los gobiernos están cayendo en la ilusión de creer que el aumento de inversión extranjera y de flujos comerciales aumentará el crecimiento económico sin considerar los costos políticos, sociales y ambientales internos, con lo cual ponen en riesgo la propia identidad de los países y la gobernabilidad", aseguró.
En este sentido, considera que la experiencia de México desde la entrada en vigor del TLC en enero de 1994 es clara y debe ser tenida en cuenta por los restantes países latinoamericanos.

"Pueden aumentar las exportaciones pero su crecimiento se ha hecho a costa de la destrucción de las capacidades productivas nacionales, absorbiendo el país el alto costo de la deuda ambiental y social", señaló.
En cuatro años, México duplicó el valor de sus exportaciones, que treparon en 1997 a 123.000 millones de dólares, superando los 116.000 millones que suman las del MERCOSUR (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) más Chile.
Sin embargo, el 80 por ciento del valor de esas exportaciones están controladas por menos de 300 empresas, en su mayoría transnacionales, apuntó Villamar, quien puntualizó que para poder exportar esos 123.000 millones de dólares el país requirió 121.000 millones de importaciones en el mismo año.

Pero además, "esos ritmos de crecimiento del valor de las exportaciones no fue acompañado de un aumento del empleo proporcional, por la sencilla razón de que muchas exportaciones requieren uso intensivo de capital, no de mano de obra", indicó.
Como ejemplo mencionó el caso de la industria maquiladora, implantada básicamente en el norte de México, pero que se está extendiendo al interior del país y a América Central, que exporta por valor de 47.000 millones de dólares. "De ese monto, sólo dos por ciento eran componentes nacionales, el restante 98 por ciento eran importaciones", afirmó el activista mexicano.

En la industria no maquiladora, el porcentaje de componentes nacionales cayó en los cuatro años de vigencia del TLC de 32 a 18 por ciento, lo que significó la destrucción de más de 20.000 empresas y la pérdida de más de 2.000 millones de empleos.
"Esto mismo se puede reproducir en todo el continente con el ALCA, aunque en realidad ya se está reproduciendo en los países centroamericanos con el modelo maquilador de la industria de la confección", advirtió el representante de la Red Mexicana de Acción para el Libre Comercio.

FORO ALTERNATIVO DE MUJERES RESCATA DIVERSIDAD

Más de 200 mujeres de los 35 países de América, proclamaron su rechazo al libre comercio continental impulsado por los gobiernos, pero al mismo tiempo admitieron la existencia de dos estrategias en la lucha por sus derechos.
"Hemos definido nuestros puntos de encuentro, pero también nuestra diversidad, que se expresa en el desarrollo de estrategias desde diversas opciones políticas", dijo a IPS Myriam Ortega, coordinadora del Foro de la Mujer en la Cumbre de los Pueblos de América.

Este encuentro alternativo a la II Cumbre de las Américas, concluyó en un céntrico hotel de Santiago, donde más de 800 delegados de organizaciones de la sociedad civil deliberaron en 10 foros.
Las resoluciones del Foro de la Mujer consignaron la existencia de "dos concepciones políticas y dos estrategias de acción, a partir de las cuales construiremos los consensos necesarios para garantizar los derechos de las mujeres".
Ortega, una ex presa política de la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-90), afirmó que el foro alternativo tuvo más representatividad que el de gobernantes. "Con nosotras estuvieron dos delegadas de la Federación de Mujeres Cubanas, así como mujeres de todos los países de América, incluyendo a cocaleras de Bolivia, indígenas de Chiapas, mapuches chilenas", dijo la dirigenta.

"Nuestro foro se propuso elaborar una propuesta de acción para las mujeres dentro de la alianza social continental planteada por la Cumbre de los Pueblos como alternativa a la integración forzada a través del ALCA", agregó Ortega.
Las participantes decidieron denominarse Foro de la Mujer, cambiando el nombre original de Foro de Género e Igualdades. "Las mujeres nos hemos juntado muchas veces a discutir de género y la igualdad de oportunidades se ha transformado en un lenguaje de los gobiernos para ocultar la discriminación", señaló a IPS la coordinadora del foro.

La globalización, el neoliberalismo y la apertura de las economías, fueron enjuiciados en el foro como fenómenos que profundizan la feminización de la pobreza y el trabajo informal de las mujeres.
Ortega señaló que se acentúa también la violencia del Estado contra las mujeres y que el foro escuchó al respecto testimonios de mujeres indígenas cultivadoras de coca en el Chapare, Bolivia, de Chiapas en México y mapuches de Chile.
"El ALCA será sólo desarrollo para los ricos y mayor opresión para los pobres, será una cadena para que los pobres no nos podamos desarrollar", comentó a IPS la boliviana Juana Quispe, de la Coordinación de Mujeres de las Federaciones del Trópico de Cochabamba.

Las federaciones cuentan en total con 50.000 afiliadas, indicó Quispe, quien reivindicó una alianza social continental "contra los efectos del neoliberalismo, que está impulsando la pobreza".
Pese al virtual consenso en los cuestionamientos al actual modelo de desarrollo, el Foro de la Mujer se dividió a la hora de la formulación de estrategias en dos sectores, cuyas propuestas fueron integradas a las conclusiones.
La primera estrategia, más radicalizada, recogió la posición de las mujeres que quieren "transformar el mundo", creando un sistema económico diferente, "que no tenga al mercado como dios, sino al ser humano como eje central". La otra estrategia plantea "cambiar la vida", abriendo espacios de "participación autónoma, para transformar la democracia de representativa en participativa y avanzar desde allí hacia los cambios necesarios".

AL ALCA LE FALTA EL ROMPECABEZAS

En una sesuda reunión de especialistas sobre los pro y contra del ALCA, un politólogo, colombiano por más señas, sembró un silencio perplejo cuando inquirió si el derribo de barreras comerciales en América supondría el fin de políticas de Washington como la certificación antidrogas.
Para la venezolana Manuela Rangel, presente en la reunión que se efectuó en Costa Rica en marzo, detrás de la pregunta del consultor colombiano está el gran punto irresuelto con que se llega al lanzamiento de las negociaciones para establecer un Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

Ese punto es si el ALCA forma parte del diseño de una nueva relación entre Estados Unidos y los países latinoamericanos y caribeños, y de ser así, cuál es el sustento y el contenido político, social e ideológico de esa nueva relación.
Rangel, directora de Relaciones Económicas del Sistema Económico Latinoamericano (SELA), está entre quienes perciben el proyecto de ALCA como la punta de lanza de un nuevo ciclo en las relaciones de Washington con el sur del río Bravo.

Se trata de ciclos que, desde que el presidente James Monroe (1817-25) trazó la doctrina de "América para los americanos", han pasado por políticas como la del "gran garrote", "el buen vecino", la Alianza para el Progreso, el apoyo a las dictaduras, el proteccionismo o las certificaciones.
Pero el ALCA, aún en el supuesto utópico de que cuando se concrete sólo trajese bondades en el comercio y las inversiones, debe tener como telón de fondo elementos políticos y de cooperación, que al menos hasta ahora no aparecen.

Los mandatarios de América, con la exclusión de Cuba, lanzaron formalmente en Santiago de Chile las negociaciones que deberán crear a partir del 2005 un mercado ampliado de más de 700 millones de personas y un poder de compra que se aproxima a los dos billones (millones de millones) de dólares anuales.
"El ALCA sólo es una pieza de un rompecabezas y no puede generar automáticamente cambios en la relación hemisférica, que son a su vez un sustrato necesario para que la zona de liberación comercial funcione y se retroalimente", dijo Rangel.

Esa visión integral estuvo presente, a juicio de la funcionaria regional, en la primera Cumbre de las Américas, celebrada en diciembre de 1994 en Miami, y cuya declaración se llamó auspiciosamente "Pacto para el Desarrollo y la Prosperidad".
Pero en los más de tres años transcurridos desde entonces, el proyecto del ALCA adquirió una dinámica propia y se convirtió en una isla, para terminar por responder en la práctica "a la agenda e intereses de Estados Unidos", según apuntó Rangel.

El acceso a los mercados, la apertura en los servicios, las políticas de competencia y los demás aspectos contemplados en los objetivos y principios de la negociación, que fueron determinados hace un mes por los ministros de Comercio, "responde a la agenda de Washington, plasmada en 90 por ciento o más", acotó.
El proyecto de ALCA traduce la concepción de la relación hemisférica que quiere Estados Unidos, que busca "cooptar" el mercado en que tiene el mayor potencial de crecimiento futuro, en una reedición de la doctrina Monroe en tiempos de globalización.

La cuestión es si esa concepción desmembrada del ALCA es también la agenda latinoamericana y caribeña. Para Rangel, la respuesta ahora es negativa, pero puede transformarse en positiva siempre que el ALCA pase a ser sólo parte del rompecabezas.
La falta de liderazgo entre los latinoamericanos y caribeños, junto con la consolidación de bloques regionales que fragmentaron el ejercicio preparatorio en grupos y subgrupos, impidió llegar a la cumbre de Santiago con el ALCA encajado en un esquema de desarrollo continental.

En parte, ello es el resultado de lo que Rangel definió como "el desespero de la globalización". "Es el desespero de que si no te arrimas a un bloque regional estás perdido y que cuanto más pequeño más necesitas un club para no quedar a la deriva", argumentó.
Eso explica la actitud latinoamericana cuando, en noviembre, el presidente estadounidense Bill Clinton no pudo arrancar al Congreso el permiso para negociar sin que los compromisos puedan ser modificados, conocido como la facultad de vía rápida.

En lugar de las esperables dudas en la región sobre la oportunidad de lanzar ahora las ambiciosas negociaciones del ALCA, los gobiernos reforzaron su impulso al proyecto "porque la idea del club es más importante que la debilidad negociadora de Washington", adujo la funcionaria del SELA, con sede en Caracas.
"El ALCA es la respuesta a la nueva realidad de la globalización y a la angustia que genera y lleva a la aceleración de proyectos de esta naturaleza", ahondó en su análisis.

Ese tipo de angustias inmediatistas lleva a poner "debajo de la alfombra" el debate sobre cómo hacer para que el ALCA no se quede en un plan de apertura de mercados, sino que se articule en un esquema de desarrollo sustentable en el tiempo y generador de bienestar para todos, con independencia de sus asimetrías.
Para Rangel, quien por su cargo ha acompañado el proceso preparatorio del ALCA con un enfoque latinoamericano y caribeño, es factible que durante los siete años de negociaciones la apertura de mercados se inserte en una relación hemisférica que tenga como gran objetivo el desarrollo del continente.

La primera exigencia para ello es un esfuerzo activo y operativo para que las asimetrías en el grado de desarrollo entre los 34 países estén presentes horizontalmente en los nueve grupos de negociación y se traduzcan en compromisos muy claros.
La asimetría de las pequeñas y medianas economías es reconocida en la declaración ministerial que fijó el mapa negociador, pero no se ha definido como se manejará. "El tema va a tener que ser resuelto mediante un programa de cooperación sustantiva y sostenida, que tenga el compromiso político de Estados Unidos", dijo Rangel.

En paralelo con la negociación del ALCA, apuntó, deberían establecerse mecanismos de cooperación continental en aspectos como la educación, la salud, el desarrollo tecnológico y la erradicación de la pobreza extrema, que para América Latina son temas tan importantes o más que el comercio.
Otra pieza que deberá insertarse en el rompecabezas es "un paquete financiero hemisférico", que haga factible el proyecto de que hacia el 2015 desde Alaska hasta Tierra del Fuego hayan desaparecido las barreras comerciales.

El ALCA, dijo Rangel, va a requerir un nuevo esquema continental de financiamiento para el desarrollo, que supere los déficits nacionales y grupales y "que garantice el acceso a un financiamiento estratégico, de largo plazo y con calidad".
En ese aspecto, Rangel planteó incluso la idea de instituir un "impuesto de solidaridad hemisférica", equivalente a un mínimo porcentaje de los dividendos generados por el incremento de las exportaciones y las inversiones, y destinado a programas sociales para los países y sectores de población más pobres.

En definitiva, el ALCA debe construir una dimensión social "del ALCA para el ALCA" , que aporte a una nueva relación Norte- Sur americana la llave para un modelo de desarrollo en que los beneficios y las cargas se repartan con equidad. Y esa es tarea de América Latina y el Caribe, concluyó Rangel.

RECUERDOS DEL FUTURO DE UN CONTINENTE

Los computadores que se encendieron el jueves 16 de abril en la exhibición Informática 2000, enviaron un mensaje a la II Cumbre de las Américas: el desarrollo de la tecnología de la información (TI) es clave para el futuro del continente.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) auspició la realización de la Iniciativa Informática 2000 (i2000i) en la capital de Chile, con la finalidad de ayudar a seducir a los gobiernos con las promesas que entraña el uso de tecnologías.
La cumbre de Santiago estuvo precedida por largas negociaciones políticas y comerciales, pero de la TI casi no se habló. Computadores, Internet, redes, conexiones, son palabras ajenas a las declaraciones oficiales, pero en la reunión de la i2000i protagonizan una visión sobre el futuro del continente.

Desde Brasil y Argentina llegaron alumnos de escuelas públicas que usan la Internet para profundizar su preparación académica, mientras en otras zonas de la exhibición los monitores son escenario de la telemedicina. "Este es el resultado de un esfuerzo de cooperación entre gobiernos, organizaciones y empresarios", advirtió Warren Buhler, coordinador de la iniciativa del BID.
La i2000i fue lanzada por el Banco como respuesta a un llamado de los presidentes americanos en la primera cumbre, realizada en Miami en 1994. En ese entonces un párrafo de la declaración admitía la importancia de la TI para el desarrollo.

Finalmente, la exhibición fue ensamblada para la II Cumbre de Las Américas en un centro de convenciones ubicado a unos pocos kilómetros del hotel donde se reunieron los presidentes.
Los sectores considerados por la i2000i incluyeron salud, comercio, agricultura, gobierno y, muy especialmente, el de la educación. Entre otras cosas, la i2000i auspició el lanzamiento de una iniciativa denominada "Americas-edu.org", que aspira convertirse en el principal centro de recursos sobre educación en el continente, con el respaldo de seis poderosas empresas de tecnología.

En la exhibición, empresas como IBM, Sun Mycrosystems o Microsoft demostraron como aulas de clase de diversos países latinoamericanos se aproximan a Internet, y comienzan a utilizarla en forma eficiente.
La empresa televisiva de DirecTV, propiedad de la Organización Cisneros, se prepara a lanzar un sistema que combinará la televisión con Internet bajo el nombre de "Cl@se".
En el caso de la salud, uno de los aspectos más destacados fue el de la telemedicina, que permite realizar consultas a distancia, incluso con evaluación de exámenes y radiografías. Pero también se podrá usar la Red para formar médicos y distribuir información.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) presentó su proyecto denominado "Salud para Todos", destinado a mejorar la calidad y el acceso de ese sector.
La información fue planteada como algo esencial para el campo de la agricultura, donde junto con mostrar la utilidad de redes de recursos de información, como "Agro-Net", se exhibieron modernos sistemas de simulación meteorológica.
El tema que quedó pendiente es el del acceso a estas tecnologías. Mientras Estados Unidos y Canadá son dos de los países más conectados del mundo, las naciones de América Latina y el Caribe tienen un largo camino por delante.

Sin embargo, el objetivo es generar voluntad política para que se puedan aplicar los beneficios de la TI a sectores específicos.
Si no hay un computador en cada casa, que haya uno en cada escuela, cooperativa, oficina del gobierno y centro de salud. "La tecnología es cada vez más accesible", afirmó el coordinador Buhler.

SANTIAGO AL BORDE DE UN ATAQUE

Los habitantes de la capital de Chile vivieron con resignación las últimas horas antes de la II Cumbre de las Américas, en medio de anuncios sobre restricciones de tránsito y medidas de seguridad abrumadoras por la presencia de 34 presidentes y sus séquitos.

Todo comenzó a primera hora del jueves 16, cuando empezaron a llegar los presidentes, y terminó el domingo por la tarde, cuando la mayoría de ellos abandonaba el país suramericano tras participar en la cumbre.
Se calcula que esta II Cumbre de las Américas movilizó hacia Santiago a unas 7.000 personas, de las cuales casi la mitad eran periodistas. A los delegados de la reunión gubernamental se sumaron los asistentes a la alternativa Cumbre de los Pueblos de América, convocada por organizaciones ambientalistas, de derechos humanos, de indígenas y de la sociedad civil.

Por si fuera poco, también confluyeron hacia Santiago los delegados a una cumbre sindical convocada por la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT) y las empresas de tecnología que participaron en la iniciativa Informática 2000 auspiciada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
La capacidad hotelera de la ciudad colapsó, mientras los dueños de restaurantes lujosos afilaron los cubiertos ante la masiva presencia de delegados extranjeros. Pero los habitantes comunes se dedicaron más bien a pensar en la forma de esquivar los inconvenientes que generó la cumbre.

El más evidente fue el empeoramiento del caos del tráfico metropolitano, en especial en zonas aledañas a los hoteles donde se hospedaron los dignatarios mientras transitaban las caravanas de automóviles proporcionados por una compañía coreana, llevando a las comitivas presidenciales de un compromiso a otro.
Unos 5.000 policías uniformados y unos 500 de civil salieron a las calles para garantizar la seguridad durante la cumbre.
Representantes del gobierno anfitrión vendieron la idea de que se trata de una molestia necesaria, en vista de los beneficios a la imagen del país. "Es la reunión más importante que se haya celebrado en Chile", aseguró el ministro de Relaciones Exteriores, José Miguel Insulza. Y agregó: "una cumbre bien hecha es mejor que mil campañas de propaganda. Hay que considerar toda la gente que va a venir a conocer el país, a mirarlo, a ver lo que pasa en él, a informar sobre él".

El costo de la II Cumbre de las Américas para Chile no superó los cuatro millones de dólares, aseguraron los organizadores. La preparación para el encuentro incluyó campañas de limpieza, con especial énfasis en las rutas que recorrerían los presidentes desde el aeropuerto. Para la tarea fueron convocados empresarios e incluso una "barra brava" de fútbol, más habituada a encender hogueras en los estadios.
Las especulaciones e informaciones más impactantes fueron las que hacieron alusión a la visita del presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, cuya comitiva constó de más de 800 personas, entre ellas 150 periodistas.

Clinton fue el primer mandatario en lleagar a Chile, el jueves a las 7.00 hora local (11.00 GMT) , para una visita oficial antes de la reunión americana. Con él llegaron también cuatro limosinas blindadas, ocho helicópteros y varios aviones. La delegación estadounidense alquiló todo el hotel Hyatt de Santiago, el más lujoso y uno de los más grandes de la capital. La suite principal, de 240 metros cuadrados, fue preparada para Clinton y su esposa Hillary Rodham.
Medios chilenos informaron que 150 agentes del servicio secreto de ese país habían llegado semanas antes para preparar el hotel, los itinerarios y todos los detalles de seguridad, incluido fichar a camareras y botones.

El resto de los mandatarios se alojó en el hotel Sheraton, junto al cual se montaron los galpones de un centro de prensa de 9.000 metros cuadrados con 2.000 líneas telefónicas.
Dos semanas antes de la cumbre, la policía chilena realizó un ensayo general de la reunión. Reclutas de Carabineros hacían el papel de los mandatarios que llegaban al aeropuerto y luego eran trasladados a través de la ciudad, poblada de uniformados enguantados de blanco.
El resultado de la prueba fue satisfactorio. En las calles el ensayo tuvo efectos drásticos cuando se simuló el traslado a una cena en el palacio presidencial de La Moneda, pues a fuerza de silbatos y gestos autoritarios se hacía a un lado a los automóviles de la gente común y se impedía el paso en algunos cruces.

Al margen de las reuniones donde se discutió de política, economía y otros asuntos vinculados con la relación entre gobiernos, la realización de la cumbre también implicó un intenso programa cultural que agitó la vida de los ciudadanos de la capital chilena.
El lunes de esa semana fue inaugurada la Expo-Cumbre en un espacio de 10.000 metros cuadrados con exhibiciones de 22 países. Ese día unas 50.000 personas ya habían retirado su entrada para asistir a la muestra, dijo el encargado de la organización de la Cumbre, Oscar Pizarro.

Entretanto, se agotaron por completo las localidades al concierto del pianista de jazz estadounidense Herbie Hancock, mientras el centro de la capital se preparaba para el desfile de los Caporales de San Simón llegados desde Bolivia.
El grupo chileno Los Jaivas hizo la canción de la Cumbre que se titula "Todos Americanos".

ANEXO

DECLARACIÓN DE SANTIAGO

Nosotros, los jefes de Estado y de gobierno de los países de las América elegidos democráticamente, nos hemos reunido en Santiago, Chile, con el fin de profundizar el proceso de diálogo y cooperación iniciado en Miami en diciembre de 1994. Desde entonces, se ha logrado un proceso significativo en la formulación y ejecución de proyectos y programas conjuntos para aprovechar las grandes oportunidades que se nos presentan. Reafirmamos nuestra voluntad de continuar en esta trascendental empresa, que requiere de esfuerzos nacionales progresivos y de una dinámica cooperación internacional.

El fortalecimiento de la democracia, el diálogo político, la estabilidad económica, el grado de coincidencia en nuestras políticas de apertura comercial y la voluntad de impulsar un proceso de integración hemisférica permanente, han hecho que nuestras relaciones alcancen mayor madurez. Redoblaremos nuestros esfuerzos para continuar las reformas destinadas a mejorar las condiciones de vida de los pueblos de las Américas y lograr una comunidad solidaria. Por ese motivo, hemos decidido que la Educación sea un tema central y de particular importancia en nuestras deliberaciones. Aprobamos el Plan de Acción, comprometiendo nuestro esfuerzo para llevar adelante las iniciativas en él contenidas.

Desde nuestra reunión en Miami, hemos alcanzado beneficios económicos reales en las Américas como resultado de un mayor grado de apertura comercial, de transparencia en las reglamentaciones económicas, de políticas económicas sólidas consistente con una economía de mercado, además de los esfuerzos efectuados por el sector privado para aumentar su competitividad. Aún cuando algunos países de la región han sido afectados por presiones financieras y otras dificultades económicas, junto con los severos contratiempos económicos que han sufrido ciertas naciones de otras regiones, la tendencia general en las Américas ha estado marcada por un crecimiento económico más rápido, menores índices de inflación, mayores oportunidades y confianza al insertarse en el mercado globalizado. En gran medida, estos logros se deben a los esfuerzos sostenidos en favor de la cooperación desplegados por nuestros países con el fin de fomentar la prosperidad mediante una mayor integración y apertura en la esfera económica. Se han formado nuevas asociaciones mientras que las ya existentes se han fortalecido y ampliado. Los acuerdos subregionales y bilaterales de integración y libre comercio están desempeñando un papel positivo. Tenemos confianza en que el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) mejorará el bienestar de nuestros pueblos, incluyendo a las poblaciones en desventaja económica en nuestros respectivos países.

La integración hemisférica constituye un complemento necesario de las políticas nacionales para superar los problemas pendientes y obtener un mejor grado de desarrollo. Un proceso de integración en su concepto más amplio, permitirá, sobre la base del respeto a las identidades culturales, configurar una trama de valores e intereses comunes, que nos ayude en tales objetivos.
La globalización ofrece grandes oportunidades para el progreso de nuestros países y abre nuevos campos de cooperación para la comunidad hemisférica. Sin embargo, puede también incidir en un aumento de las diferencias entre los países y al interior de nuestras sociedades. Firmemente decididos a aprovechar y a enfrentar sus retos, otorgaremos especial atención a los países y grupos sociales más vulnerables de nuestro hemisferio.

La educación constituye el factor decisivo para el desarrollo político, social, cultural y económico de nuestros pueblos. Nos comprometemos a facilitar el acceso de todos los habitantes de las Américas a la educación preescolar, primaria, secundaria y superior, y haremos del aprendizaje un proceso permanente. Pondremos la ciencia y la tecnología al servicio de la educación para asegurar grados crecientes de conocimiento y para que los educadores alcancen los más altos niveles de perfeccionamiento. el Plan de Acción que acompaña a esta Declaración define los objetivos y metas que nos hemos propuesto y las acciones para hacerlas realidad. Para lograr nuestros propósitos en los plazos conveniados, reafirmamos nuestro compromiso de invertir mayores recursos en esta importante área, como de impulsar la participación de la sociedad civil en el desarrollo educativo.

Las decisiones de nuestros ministros de Educación en la Conferencia de Mérida, México, en febrero de este año, responden a nuestra voluntad de impulsar iniciativas conjuntas y concretas destinadas a mejorar el acceso a la educación con equidad, calidad, pertinencia y eficacia. Para dar continuidad y consolidar nuestras resoluciones, hemos dispuesto que celebren una nueva Conferencia, que se efectuará en la ciudad de Brasilia, Brasil, en el mes de julio de este año.
Hoy instruimos a nuestros ministros responsables del Comercio que inicien las negociaciones correspondientes al ALCA de acuerdo con la Declaración Ministerial de San José, de marzo de 1998. Reafirmamos nuestra determinación de concluir las negociaciones del ALCA a más tardar en el año 2005 y a lograr avances concretos para finales del presente siglo. El acuerdo del ALCA será equilibrado, amplio y congruente con la Organización Mundial de Comercio (OMC), y constituirá un compromiso único.

Hemos observado con satisfacción el trabajo preparatorio realizado por los ministros responsables del Comercio durante los últimos tres años, lo cual ha fortalecido nuestras políticas comerciales, ha fomentado la comprensión de nuestros objetivos económicos y ha facilitado el diálogo entre todos los países participantes. Valoramos la importante contribución del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en su calidad de Comité Tripartito.

El proceso de negociación del ALCA será transparente, y tomará en cuenta las diferencias en los niveles de desarrollo y en el tamaño de las economías de las Américas, con el fin de generar oportunidades para la plena participación de todos los países. Alentamos a todos los sectores de la sociedad civil a participar y a contribuir en el proceso de manera constructiva, por medio de nuestros respectivos mecanismos de diálogo y consulta, y mediante la presentación de sus puntos de vista a través del mecanismo creado en el proceso de negociación de ALCA. Creemos que la integración económica, la inversión y el libre comercio son factores claves para elevar el nivel, mejorar las condiciones laborales de los pueblos de las Américas y lograr una mejor protección del medio ambiente. Estos temas se tomarán en consideración a medida que avancemos en el proceso de integración económica en las Américas.

La región ha logrado avances significativos tanto en política monetaria y fiscal como en materia de estabilidad de precios y en la apertura de nuestras economías. la volatilidad de los mercados de capitales confirman nuestra decisión de fortalecer la supervisión bancaria en el hemisferio, así como establecer normas en materia de divulgación y revelación de información para bancos.
Con profunda satisfacción, constatamos que la paz, valor esencial para la convivencia humana, es una realidad en el hemisferio. Destacamos el establecimiento de Centroamérica como una zona de paz, democracia y desarrollo y reconocemos los esfuerzos para la eliminación de las minas antipersonales y la rehabilitación de sus víctimas. Continuaremos fomentando la confianza y la seguridad entre nuestros países a través de medidas tales como las señaladas en las Declaraciones de Santiago y San Salvador sobre Medidas de Fomento de la Confianza y la Seguridad. Alentamos la solución pacífica de las controversias.

Daremos nuevo impulso a la lucha contra la corrupción, el lavado de dinero, el terrorismo, el tráfico de armas y el problema de las drogas, incluyendo el uso indebido. Asimismo, trabajaremos conjuntamente para asegurar que los delincuentes no encuentren un refugio seguro en ninguna parte del hemisferio. Estamos determinados a continuar por este camino.
Al forjar una alianza contra las drogas y al aplicar la Estrategia Hemisférica contra las Drogas, acogemos con beneplácito el inicio de las negociaciones formales en la reunión de la Comisión Interamericana para el Control de Abuso de Drogas (CICAD), a celebrarse el 4 de mayo próximo en Washington, en el marco de la Organización de los Estados Americanos (OEA), a fin de establecer un procedimiento objetivo para evaluar multilateralmente las acciones y la cooperación destinadas a prevenir y combatir todos los aspectos del problema de las drogas y sus delitos conexos, que esté basado en los principios de soberanía, integridad territorial de los estados, responsabilidad compartida y con un enfoque integral y equilibrado.

Reforzaremos los esfuerzos nacionales, hemisféricos e internacionales para la protección del Medio Ambiente como base de un desarrollo sostenible que permita al ser humano una vida sana y productiva en armonía con la naturaleza. Los compromisos contraidos en la Cumbre de Miami y en la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible, realizada en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, constituyen una sólida base para profundizar nuestras acciones. Como Partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, subrayamos la importancia de trabajar en conjunto para avanzar en el cumplimiento del acuerdo alcanzado en la Conferencia de Kyoto, Japón, y promover su ratificación en nuestros países. Asimismo, cooperaremos estrechamente en la preparación de la Conferencia de las Partes que se celebrará en noviembre de este año en Buenos Aires, Argentina.

Reconocemos que el desarrollo de vínculos energéticos entre nuestros países y la intensificación del comercio en el sector energía, fortalecen e impulsan la integración de las Américas. La integración energética, basada en actividades competitivas y transparentes, y de acuerdo con las condiciones y objetivos nacionales, contribuye al desarrollo sostenible de nuestras naciones al mejoramiento de la calidad de vida de nuestras poblaciones procurando un mínimo impacto en el ambiente.

Reconociendo la importancia y el positivo papel que han jugado las instituciones hemisféricas, particularmente la Organización de Estados Americanos (OEA), instruimos a nuestros respectivos ministros para que examinen la forma de fortalecer y modernizar dichas instituciones.
Reiteramos nuestra voluntad de seguir profundizando el diálogo y la cooperación interhemisférica en el marco de la amistad y solidaridad que animan nuestras naciones.
La fuerza y sentido de la democracia representativa reside en la participación activa de los individuos en todos los niveles de la vida ciudadana. La cultura democrática debe llegar a toda nuestra población. Profundizaremos la educación para la democracia y promoveremos las acciones necesarias para que las instituciones de gobierno se conviertan en estructuras más participativas. Nos comprometemos a fortalecer las capacidades de los gobiernos regionales y locales, cuando proceda, y a promover una participación más activa de la sociedad civil.

El respeto y promoción de los derechos humanos y de las libertades fundamentales de todos los individuos, constituye una preocupación primordial de nuestros gobiernos. Al conmemorar el Cincuentenario de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, concordamos en la necesidad de promover la ratificación e implementación de los acuerdos internacionales destinados a salvaguardarlos y de seguir fortaleciendo las instituciones nacionales e internacionales pertinentes. Coincidimos en que una prensa libre e imparcial desempeña un rol fundamental en la materia y reafirmamos la importancia de garantizar la libertad de expresión, de información y de opinión. Celebramos la reciente constitución de un Relator Especial Para la Libertad de Expresión, en el marco de la Organización de los Estados Americanos.

Convencidos que una administración de justicia independiente, eficiente y eficaz, juega un papel esencial en el proceso de consolidación de la democracia; fortalece su institucionalidad; garantiza la igualdad de todos sus ciudadanos y contribuye al desarrollo económico, reforzaremos nuestras políticas de justicia e impulsaremos aquellas reformas que sean necesarias para promover la cooperación jurídica y judicial. Para tales efectos, fortaleceremos las entidades nacionales dedicadas a estudios sobre la administración de justicia e impulsaremos el establecimiento de un centro hemisférico de estudios sobre la materia.

Combatiremos todas las formas de discriminación en el hemisferio. La igualdad de derechos y de oportunidades entre mujeres y hombres, con el objetivo de asegurar una participación dinámica de la mujer en todos los ámbitos de quehacer de nuestros países, constituye una tarea prioritaria. Seguiremos auspiciando la plena integración a la vida política y económica de las poblaciones indígenas y de otros grupos vulnerables, respetando las características y expresiones que afirmen su identidad cultural. Desplegaremos especiales esfuerzos para garantizar los derechos humanos de todos los migrantes, incluidos los trabajadores migrantes a sus familiares.

La superación de la pobreza sigue siendo el reto más grande a la que se enfrenta nuestro hemisferio. Estamos conscientes de que el crecimiento positivo observado en las Américas en los últimos años no ha solucionado todavía los problemas de iniquidad y exclusión social. Estamos decididos a eliminar las barreras que niegan a los pobres el acceso a la nutrición adecuada, a los servicios sociales, a un medio ambiente sano, al crédito y a los títulos legales de sus propiedades. Proporcionaremos un mayor apoyo a las micro y pequeñas empresas, promoveremos las normas laborales fundamentales reconocidas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y utilizaremos nuevas tecnologías para mejorar las condiciones de salud de todas las familias en las Américas, con el apoyo técnico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), logrando mayores niveles de equidad y desarrollo sostenible.

NOTA: Para la elaboración de este Enfoques fueron utilizados los reportes de los corresponsales de IPS Luis Córdova, Alejandro Gómez, Gustavo González, Silvio Hernández, Estrella Gutiérrez y Dalia Acosta. Las consultas incluyeron la cobertura de la cumbre por varias agencias de prensa, los periódicos El Mercurio, de Chile, El Nuevo Herald, de Estados Unidos, y el semanario Brecha, de Uruguay.

Información

  • Publicación: Enfoques
  • Número: 7
  • Año: 1998
  • Mes:

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.