IPS Inter Press Service en Cuba

Miércoles, 17 de Octubre de 2018
A Debate
Preguntas y Respuestas
Comunidades cubanas : en la era del cambio climático
Jueves, 18 de Octubre de 2018

1.¿Qué lugar ocupan en la agenda de su comunidad las acciones de mitigación y adaptación al cambio climático? ¿Por qué?


Alba Camejo:

Resido desde hace muchos años en el municipio habanero de Playa. Aquí radica la delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de la provincia, que implementa un plan de mitigación. Playa tiene un área muy importante de costa que es vulnerable a todos los fenómenos provocados por el cambio climático. También hay un plan importante de manejo del agua, un asunto crítico, por la escasez que provocan las grandes sequías y el impacto de las inundaciones.

2.¿Cuáles son las principales consecuencias del sobrecalentamiento global que identifica y enfrenta su comunidad?


Alba Camejo:

En primer lugar están las penetraciones del mar y las inundaciones. En la comunidad hay un área llamada los bajos de Santa Ana y el poblado de Santa Fe, donde tenemos destrucción de manglares porque la población ha empezado a fabricar muy pegado a la costa. Cuando hay inundaciones, esas casitas se destruyen y las personas las vuelven a fabricar. Por eso se está haciendo un trabajo social allí para recuperar la barrera protectora de los manglares. Esa es una zona de asentamiento de aves migratorias, que se han quedado sin su hábitat de paso.

3.¿Qué acciones desarrollan en la actualidad frente a los efectos del cambio climático y de cuidado ambiental? ¿Cuáles deberían emprender?


Alba Camejo:

Tenemos diferentes proyectos como Acualina, dirigido por la bióloga Ángela Corvea, y Árbol de Vida, que yo coordino. Árbol de Vida hace promoción medio ambiental, que consiste en divulgar todas las actividades ecológicas a través de sitios web y una lista de correos electrónicos de más de 10.000 direcciones. Anunciamos previamente la fecha, hora y lugar, e informamos luego sobre lo que sucedió.

Gracias a nuestro trabajo, ya nos integramos a otras organizaciones e instituciones como la Red Nacional Mapa Verde del Centro Félix Varela, el Grupo de Amigos de la Botánica, el Grupo de Trabajo Estatal para el Saneamiento, Conservación y Desarrollo de La Bahía de La Habana y la Sociedad Económica de Amigos del País, que tiene un grupo de medio ambiente muy fuerte.

De esta manera, multiplicamos información sobre el cambio climático a nivel global y cómo Cuba se involucra en su enfrentamiento y mitigación. Muchas personas comienzan a pensar cuántas cosas pueden hacer por cuidar la naturaleza cuando conocen que otras encauzan saneamientos de ríos o, sencillamente, siembran árboles.

También divulgamos acciones comunitarias y socioculturales, de acuerdo con nuestro lema: “Hacer mejor nuestro pedacito”. Todo lo que aumente la calidad de vida de las personas mejora su medio ambiente y encuentra un espacio en nuestro proyecto.

Como presidenta de la Cátedra de Medio Ambiente, realicé un taller para estudiantes y profesores del centro universitario municipal. De conjunto con la Facultad de Farmacia y Alimentos de la Universidad de La Habana, específicamente con el Departamento de Toxicología, organicé en dos ocasiones un taller que se llamó Medio Ambiente Seguro. Trató sobre cómo las diferentes sustancias tóxicas afectan el entorno y al ser humano y fue impartido a personas de la tercera edad del municipio y a estudiantes de esa facultad.

4.¿Cuáles actores locales se implican en mayor medida? ¿Cómo valora el trabajo en ese sentido de organizaciones de la sociedad civil y los gobiernos locales?


Ángela Corvea:

Pienso que es insuficiente el trabajo que se hace aún por todos los actores locales. No se le da la importancia que requiere al cuidado y preservación del medio ambiente. Esto se debe, en parte, a que se priorizan otras urgencias y lo triste es que, como un cáncer que no se atiende y ataja en las etapas más tempranas, lamentablemente de seguro hará metástasis. No se interrelaciona el medio ambiente con todos los aspectos de la vida y no se atiende este asunto como algo sistémico. Hay mucho de ignorancia y poca preparación para darle el lugar y la urgencia que corresponde a este problema, que atañe a todos los segmentos de la población.

5.Mujeres, tercera edad y la niñez constituyen sectores con capacidades reconocidas para el cuidado del medio ambiente. ¿Cómo activa su comunidad ese potencial en el enfrentamiento al cambio climático?


Alba Camejo:

Los niños y los ancianos tienen un potencial increíble. Responden con una disciplina y un entusiasmo tremendo. Las cátedras del adulto mayor funcionan. En el municipio he visto varios grupos de ancianos que organizan caminatas y van al parque ecológico local.

Se están haciendo muchas cosas, no solo en mi municipio, sobre todo a nivel de base, a través de iniciativas que nacen de la espontaneidad de la comunidad y dejando un poco lo institucional.

6.¿Cuál es el alcance de programas de educación y comunicación ambiental en el ámbito comunitario? ¿Qué iniciativas propias desarrollan?


Ángela Corvea:

Hablo desde mi experiencia personal al frente de un proyecto personal de educación ambiental comunitario nombrado Acualina, que tiene otras salidas al público nacional, como son mensajes televisivos, libros, calendarios, tarjetas telefónicas, entre otros. Muchas acciones hemos desarrollado en este tiempo, como limpiezas costeras, charlas, siembra de árboles, alianzas con grupos musicales… Para mí son pocas ante la urgencia planetaria que debería compulsarnos a unir fuerzas, a mirarnos como simples individuos, pero con la opción y la capacidad de hacer siempre algo a favor de la humanidad.

No se nace ambientalista. Esta actitud se adquiere, por lo que quisiera que los esfuerzos puntuales que llevan a cabo en el país, con mucho esfuerzo, dedicación, entrega y amor, proyectos como Acualina para promover valores y conductas ambientalistas, principalmente en niños y jóvenes, tuvieran más compresión de todos los actores y sectores de la sociedad cubana. Representamos una ayuda voluntaria esencial, popular y muy valiosa en las comunidades.