IPS Inter Press Service en Cuba

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019
A Debate
Preguntas y Respuestas
VIH/sida: estigma y discriminación
Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

1.La ignorancia y el desconocimiento alrededor del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y el sida han provocado una pandemia paralela de miedo, estigma y discriminación.  ¿Cuál es el panorama cubano? ¿Cómo ha variado desde las detecciones de los primeros casos a mediados de los años 80?


Raúl Regueiro: Cuba desarrolló un programa de contención de la epidemia, por el año 1986, que aislaba y limitaba a las personas viviendo con el VIH/sida. En aquel momento, las autoridades pensaron en esta acción, descrita para otras epidemias, por el desconocimiento existente entonces sobre la enfermedad y sus verdaderas implicaciones sociales.

 

Lamentablemente, esta medida demoró mucho tiempo en cambiarse y eso provocó miedos, mensajes y acciones negativas hacia estas personas. Hoy el panorama es totalmente distinto. Aquel mecanismo de aislamiento no existe más, la comunidad conoce y convive con estas personas y se realizan diversas acciones de sensibilización.

2.Existen formas de estigmatización, discriminación y negación en diferentes planos de la sociedad: el social, el comunitario, el familiar y el personal. ¿Dónde son más frecuentes las actitudes discriminatorias en Cuba? ¿Cuáles son sus principales manifestaciones y consecuencias más frecuentes?


Raúl Regueiro: En mi opinión, los actos de discriminación en Cuba se presentan en diferentes sectores pero en escalas bastante reducidas y son atendidos uno a uno siempre que se conocen. Aún queda mucho por hacer en la atención de salud; la atención a las personas con VIH/sida en hospitales y policlínicos es una acción que se consolida en estos momentos y no esta exenta de barreras. Todavía sucede que en algunos centros de trabajo, e incluso dentro de familias, una persona seropositiva puede ser víctima de discriminación. Lo más frecuente, aunque ocurre cada vez menos, es que las personas dejen su puesto de trabajo cuando son diagnosticadas. Se trabaja fuertemente por que esto no pase y hoy son mínimos estos casos de desesperación por el diagnostico.

3.En la isla se suele ver la discriminación hacia personas que viven con el VIH/sida como aislada e individual. ¿Qué convierte el caso cubano en algo tan particular?


Raúl Regueiro: Las políticas del gobierno relacionadas con la atención y apoyo a estas personas, la participación de la comunidad seropositiva al VIH en la implementación de esas políticas y la solución conjunta de los problemas de discriminación. A ello habría que sumarle las campañas de sensibilización hacia las personas que viven con el VIH/sida, los cambios en la política de atención a la epidemia y el reconocimiento de las personas seropositivas como parte importante en el desarrollo de la sociedad y su educación.

4.Hombres y mujeres experimentan la discriminación y el estigma de forma diferente. ¿Puede afirmarse que en Cuba la discriminación relacionada con el VIH/sida es un fenómeno de género? ¿Mujeres y hombres portadores del virus viven de manera diferente su seropositividad? ¿La sociedad los ve por igual?


Raúl Regueiro: Nunca se ve igual a hombres y mujeres. Aunque el estigma que relaciona al VIH con una actitud negativa ante la vida queda en algunos grupos de población, se ha trabajado en disminuir esta tendencia y los resultados se evidentes. Así y todo, no logramos tener criterios diferentes sobre mujeres o hombres y este es un proceso que tiene más que ver con los conocimientos sociales que con el virus en sí. Mujeres y hombres pueden vivir la infección de manera similar, pero, de cualquier manera, hoy muchos cubanos que viven con el VIH se siente más discriminados por ser homosexual que por tener VIH.

5.A diferencia de la tendencia mundial, la población homosexual masculina sigue siendo la principal afectada por la epidemia en la isla. ¿Qué hace a los homosexuales cubanos seguir siendo la población más vulnerable? ¿La lucha contra el VIH en Cuba tendrá que ser necesariamente una lucha contra la homofobia?


Raúl Regueiro: Sí. No cabe duda que aún falta mucho por hacer en el tema de la exclusión social a los homosexuales y, aunque muchas autoridades reconocen el tema "homofobia" como la clave para la aceptación, la auto aceptación y el cuidado de la salud, todavía falta valor, sobre todo en lideres intermedios, para asumir el tema como importante en la promoción de la salud de hombres homosexuales y su vínculo con las infecciones de transmisión sexual (ITS), el VIH y la calidad de vida. Cuba muestra con orgullo una significativa disminución de la distribución de HSH en la incidencia del VIH, aunque aun somos a los que más nos afecta la epidemia en el país. Muchas son las razones para seguir la batalla contra la homofobia, pero debe hacerse de manera integrada y hoy el proyecto HSH-Cuba es el único que desarrolla esa labor de manera sistemática. Algunas instituciones, incluidas aquellas que tienen esta batalla como su función social, no muestran un verdadero y sincero compromiso con los grupos homosexuales y las acciones se realizan sin sistematicidad, sin programa y respondiendo a fechas o empujones. Esta falta de consistencia hace perder la confianza de los grupos y el efecto de los mensajes que se emiten.

6.¿El cuerpo legal vinculado al tema del VIH/sida es suficiente para garantizar los derechos de la comunidad seropositiva? ¿Cuáles derechos aún están siendo vulnerados y que necesitarían de un soporte legal? ¿Considera necesaria una ley específica que proteja a las personas con VIH/sida de una manera más amplia e integral?


Raúl Regueiro: Cuba muestra un grupo de instrumentos legales importantes que dan salida a las necesidades básicas de las personas que viven con VIH/sida. La adecuada ejecución de estas legislaciones ha garantizado la inserción social de estas personas y se han tomado las medidas para no desproteger en ningún ámbito. Así y todo, en estos momentos se trabaja en la revisión de estos instrumentos para su debida actualización.

7.En 1986, Cuba implementó un programa de enfrentamiento a la epidemia del sida que incluyó, entre otras medidas, el seguimiento de la cadena de contactos sexuales de las personas seropositivas y el régimen sanatorial obligatorio. ¿Cómo influyó este programa en la estigmatización del VIH entre la población cubana?


Raúl Regueiro: Todas las medidas menos la del sanatorio, se mantienen en la actualidad y han sido ejemplo a seguir por otros programas en la región. Estas son medidas -- estudio serológico de grandes grupos poblacionales incluidas las mujeres embarazadas, estudio epidemiológico de las personas seropositivas y control de las donaciones de sangre, entre otras -- que buscan los focos de la epidemia y en la medida que todos entendamos al VIH como una infección "normal", se verán mas naturales y necesarias en función de cuidar la salud de las personas posiblemente infectadas. El régimen sanatorial no existe en estos momentos en su modalidad del pasado, es una medida cambiada y fue la que mayor grado de discriminación generó. Aún queda mucho por educar, hacer saber que los sanatorios cumplen otras funciones y ver el impacto de esta nueva política. Lamentablemente, decisión de eliminar los sanatorios con carácter obligatorio demoró mucho en el tiempo y creo que generó estigma hacia las personas con VIH/sida, entre estas personas y hacia el virus y la enfermedad.

8.El Ministerio de Salud Pública aprobó, en 1997, el Sistema de Atención Ambulatoria (SAA), pero mantuvo el sistema sanatorial para personas  “no aptas” para este sistema. ¿Puede ser el sanatorio una opción válida en la actualidad? ¿Estamos ante otra forma de discriminación y estigmatización?


Raúl Regueiro: No. Nunca el sanatorio será una opción. No se puede relacionar los valores de las personas a la infección por VIH. Eso es generar un estigma ficticio que se aprovecha de viejos desconocimientos sobre el virus y las personas que lo portan.

9.A inicios de los años 90, un grupo de personas seropositivas se unió, en el sanatorio de Santiago de las Vegas, para promover sus derechos y marcó el inicio del actual Grupo de Prevención Sida (GPSIDA). ¿Cuáles serían hoy las prioridades de la sociedad civil cubana en la lucha contra los estigmas y la discriminación por VIH/sida?


Raúl Regueiro: El grupo que represento de hombres que tienen sexo con otros hombres cuenta hoy con más de 1.400 voluntarios en 124 municipios del país. Es una red amplia que incluye a personas con y sin VIH, que han generado un grupo de alianzas con diversos sectores y gobiernos en la lucha contra le epidemia. Una de las aristas importantes en esta batalla es la discriminación y este año tenemos una importante campaña que estará dirigida a la lucha contra la homofobia, aunque seguiremos en conjunto trabajando el necesario incremento del uso del condón y de prácticas sexuales seguras.

10.Desde la aparición del sida, proliferaron mensajes que fomentaron el estigma y la discriminación. ¿Hasta dónde han contribuido los medios de comunicación masiva en el fomento de respuestas estigmatizadoras y discriminatorias frente a la epidemia? ¿Cómo valora los esfuerzos que se hacen en Cuba desde los medios y la cultura?


Raúl Regueiro: En Cuba, desde los programas de salud se ha desarrollado un fuerte trabajo en comunicación social para disminuir todo esos mensajes. La televisión, la radio, en menor medida el cine, han mostrado nuevos mensajes para desmentir todos aquellos mensajes equivocados que, entre otras cosas, vinculaban la enfermedad con la muerte. Pero aún a medios como la televisión le falta coherencia, asesoría y profesionalidad para integrar mensaje educativos a los programas. Un tema muy importante para enfrentar la epidemia de VIH es mejorar la comunicación entre las personas y los programas de la televisión cubana aún presentan la falta de comunicación, el engaño, las dobles conversaciones como los centros de los conflictos sin proponer soluciones educativas y transmitiendo estas imágenes a la comunidad.