IPS Inter Press Service en Cuba

Domingo, 26 de Enero de 2020
A Debate
Preguntas y Respuestas
Diversidad sexual: la hora del cambio
Domingo, 26 de Enero de 2020

1.¿Considera a la sociedad cubana como homofóbica e intolerante, de forma general, hacia lo diferente? Si es así, ¿a qué atribuye esta característica?


Leticia Artiles: Los marcos culturales son límites orbitales que sólo los saltan quienes tienen una visión más allá de su entorno. Los que pueden tener alguna cuota de poder pasan de la organización de grupos silenciados a una colocación paulatina en los nuevos escenarios. La homofobia intolerante de la sociedad cubana va disminuyendo, a pasos muy lentos, aunque mucho queda por andar.

2.¿Cómo ve usted las medidas e, incluso, legislaciones homofóbicas que se aplicaron en Cuba durante décadas? ¿Piensa que respondieron a motivos culturales, políticos o a ambos? ¿A qué atribuye cierta apertura a estos temas que se ha producido en los últimos años? ¿Se viven realmente mejores tiempos para las llamadas minorías sexuales?


Leticia Artiles: Creo que es parte de la evolución cultural de un país que es esencialmente patriarcal, no muy diferente a la mayoría de los países de la región de América Latina. Somos la norma y no la excepción. Si se tiene en cuenta que los procesos sociales son la imagen de sus líderes, los hombres y mujeres que han hecho las revoluciones en Cuba, no sólo la de 1959, sino todas las anteriores, responden a su época, a su situación histórica. Los seres humanos marchan con su historia, sólo los más avezados saltan el límite orbital que les corresponde, tienen más energía y, en muchos casos, son considerados "orates" o "satanizados". Mira a Copérnico, Galileo, Einstein, hombres cuya visión traspasó el horizonte de su época. Creo que el papel desempeñado por el Cenesex y Mariela Castro está allanando el camino para que se acumulen los necesarios "cuantos" para lograr definitivamente el salto cualitativo hacia una sociedad que admita la diversidad en la cultura cotidiana.

3.Uno de los temas más polémicos es el derecho a la adopción por parte de parejas homosexuales, al punto que, en muchos países donde se han legalizado las uniones entre parejas del mismo sexo, aún no se acepta. ¿Qué piensa usted de este derecho teniendo en cuenta las condiciones cubanas?


Leticia Artiles: El día en que se admita el cambio, aunque la adopción será el tema de mayor resistencia, transcurrirá lentamente y al final se admitirá. El tema raigal del asunto de la relación de pareja está en el equilibrio emocional y la cualidad de la relación. La estabilidad del hogar es lo que debe determinar la educación de los menores y no el sexo de quienes los educan y forman.

4.Uno de los argumentos esgrimidos contra el proyecto para el nuevo Código de Familia es que “la sociedad cubana no está preparada” para algo así o “que no es el momento oportuno”. ¿Qué piensa usted? En caso de que sea cierto el hecho de que la sociedad no está preparada, ¿cuál sería la alternativa? ¿Qué habría que hacer para prepararla?


Leticia Artiles: En cualquier sociedad donde se introduzcan cambios que modifiquen sus normas de actuación consuetudinarias, va a existir un rechazo al cambio y, en tal sentido, la tendencia a "no estar preparado" puede ser infinita. Los cambios culturales son muy lentos, mucho más de lo que se desearía, sobre todo para los que están inmersos en la necesidad del cambio, pero se van produciendo. En Cuba se han producido algunos cambios muy lentos, pero marcan una diferencia con décadas anteriores. Hoy día un homosexual no se esconde en la familia, o al menos en la mayoría de los casos. El travestismo causa asombro, puede provocar burla, pero existe cierto "acomodo". ¿Te imaginas en la década del cuarenta a un travesti montado en una guagua a las ocho de la noche y que no pasara nada? Hoy sólo las miradas acusan. Con estos ejemplos deduzco, aunque no puedo aseverarlo científicamente, que no hay aceptación pero hay otra mirada. Por lo tanto, se avanza. En cuanto a la preparación de una sociedad, se requiere la participación no sólo del ciudadano de a pie, sino de todo el componente sociológico, es decir, las instituciones, la normativa, las políticas públicas y la imagen pública de los que hacen las políticas.